En la ciudad de Bristol, los bares del lado de Tennessee pueden permanecer abiertos hasta las 2 a.m., mientras que el toque de queda al otro lado de la calle, en Virginia, es a las 10 p.m.

Los bares en el lado de la calle de Virginia, en la pequeña ciudad fronteriza de Bristol, pueden permanecer abiertos solo hasta las 10 p.m. debido a las restricciones estatales de COVID-19, mientras que los bares del otro lado de la calle, gobernados por el estado de Tennessee, pueden atender a los clientes hasta las 2 am.

La línea imaginaria en State Street separa los medios de vida de los propietarios de pequeñas empresas por unos 4 metros.

Los residentes y comerciantes del lado de Virginia de la ciudad, con una población de 45.000 habitantes, argumentan que la estricta regla está siendo dictada por abogados en el norte de Virginia, más en sintonía con las costumbres de los legisladores de Washington, al otro lado del río Potomac.

«Es ridículo. Son dos áreas totalmente diferentes del país», dijo el propietario de la empresa JJ Gillenwater en un podcast reciente. Gillenwater agregó que a las 9:30 cada noche, él y otros encargados deben informar a los clientes que pronto cerrarán. Luego, el cliente cruza la calle hacia Tennessee, donde pueden continuar su noche hasta las 2 a.m.

«Estamos perdiendo dinero constantemente debido a estas restricciones», dijo el copropietario de Gillenwater, Blair Jones. 

«El entretenimiento en vivo se ha reducido, lo que ha afectado nuestras ventas nocturnas al tener que cerrar a las 10 pm. Ha sido un verdadero asesinato para nosotros».

Mientras que el gobernador republicano de Tennessee Bill Lee ha levantado las restricciones con el tiempo, el gobernador demócrata de Virginia, Ralph Northam, ha extendido una orden ejecutiva que restringe las operaciones normales de bares y restaurantes hasta al menos finales de febrero. 

Fuente en este link.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here